Por menos de 70.000 euros puedes tener tu propia casa, pero necesitan licencia y otras cosas que debes saber

El sector de la construcción es uno de los grandes responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero, dado el amplio ciclo de actividades contaminantes que incluye, desde la extracción de áridos hasta el transporte de los materiales y su fabricación. Por ello, y también para abaratar costes, muchos ciudadanos optan por las viviendas prefabricadasNo solo son más baratas, sino que también tienen menos impacto ambiental. Pero hay algunas cosas que deben saberse.

Una casa prefabricada ecológica es una vivienda que se fabrica en un taller o nave y se monta en el mismo lugar donde se ubicará, pero toda ella está previamente prefabricada.

En cambio, una casa modular ecológica es aquella que también se fabrica en un taller, pero está constituida por módulos, que luego se transportan en partes y se unen en la parcela de destino, según informa el portal especializado Ecocosas.

Por lo tanto, si bien son formas muy parecidas de construcción, ya que ambas se diseñan y en gran parte se construyen en un lugar diferente que el del terreno definitivo.

Es importante tener en cuenta un aspecto: a pesar de que sean viviendas desmontables, portátiles y prefabricadas, necesitan licencia de construcción exactamente igual que si fueran de ladrillo, puesto que así lo establecen las normativas urbanísticas municipales en toda España. Por tanto, instalar una de estas casas sin licencia del Ayuntamiento puede considerarse una infracción que acarreará al propietario una fuerte multa, además de la retirada de la vivienda.

Pero ¿Qué requisitos han de tener estas casas para considerarse ecológicas? Obviamente, no basta cualquier tipo de vivienda desmontable, han de reunir una serie de condiciones.

Materiales sostenibles

Las casas modulares y prefabricadas para ser consideradas “ecológicas” deben estar construidas con materiales que respeten el medio ambiente. Esto quiere decir que su impacto ambiental sea bajo, que los materiales sean de fuentes sostenibles y que la adaptación con el terreno sea armoniosa.

Por ejemplo, los paneles de fibro-yeso con el que se construyen algunos modelos de casas prefabricadas están certificados como ecológicos, mientras que las de cartón-yeso utilizan colas y otros materiales que no se pueden considerar como tal.

En el caso de las casas hechas en contenedores marítimos, por ejemplo, el factor ecológico se centraría en que es un desecho marítimo industrial reciclado, y por tanto se puede considerar material sostenible.

También existen casas modulares de madera, construidas con maderas de fuentes sostenibles, certificadas y con bajo impacto ambiental.

Eficientes y autosuficientes energéticamente

Otro factor importante es la eficiencia energética, necesaria para que una casa sea ecológica. El uso de diferentes técnicas de aislamiento como la ubicación de la casa para obtener mayor energía solar y el aprovechamiento del aire para generar energía, como sucede con la aerotermia, la cual permite calentar o refrigerar el ambiente y calentar agua.

Asimismo, utilizar paneles de energía solar para las luces, la electricidad y para calentar el tanque de agua, entre otras cosas, hacen que las casas prefabricadas o modulares puedan presumir de ser eficientes energéticamente, y por lo tanto más ecológicas.

Las casas ecológicas autosuficientes aprovechan la orientación del sol, el agua de la lluvia mediante depósitos, el gasto energético con el aislamiento de muros y ventanas, mejoran la relación con el frío, el calor y la humedad con la ventilación, el aislamiento de las tuberías, depósitos, suelos y techos, entre otras cosas.

Casas prefabricadas pasivas

Las casas pasivas prefabricadas son casas que aprovechan la energía al máximo. Lo que diferencia a una casa pasiva de una construcción tradicional es que la calefacción y la electricidad utilizada para los electrodomésticos no deben ser mayores a los 15 kWh y 20 kWh por metro cuadrado anuales, respectivamente, y que la necesidad de calentar la vivienda sea menor del 10% de las horas anuales totales.

Estas cifras se encuentran muy por debajo que las de una construcción tradicional, que gasta aproximadamente un 900% más.

Las ventajas que presentan este tipo de viviendas que aprovechan al máximo la ventilación y la ubicación es que mantienen mejor la temperatura interior, gracias a sus materiales y aislamiento, son menos húmedas gracias al sistema de ventilación, lo cual equilibra la relación temperatura/humedad, proporcionando un aire mucho más sano, ahorrando grandes recursos energéticos y económicos.

Si bien la construcción de este tipo de viviendas puede ser más cara, a largo plazo sale más rentable debido al ahorro económico que supone el ahorro energético. A su vez, es más respetuosa con el entorno y emite menos CO2.

¿Y los precios?

Existe una amplia variedad, pero en los catálogos de las empresas del sector pueden encontrarse modelos que oscilan entre los 30.000 y los 120.000 euros, aptos siempre para albergar a una familia. El precio medio para una vivienda de 100 metros cuadrados puede situarse en torno a los 70.000 euros, según inarquia.es. Conviene informarse bien sobre lo que incluyen estos importes, los posibles extras que surgirán después, los trámites de la licencia de obras, etc.

Estos son algunos de los modelos de casas modulares totalmente ecológicas que destaca otro portal especializado, inarquia.es:

Casa Ecológica Modelo Brutalista

La primera opción es una casa estilo brutalista, un tipo de arquitectura inspirado en el trabajo arquitectónico suizo que tuvo auge entre los años 50 y 70.

Creada por el Grupo Goncesco y James&Mau, empresa especializada en arquitectura y construcción modular ecoeficiente, estas viviendas son respetuosas con el medio ambiente porque las construyen con materiales verdes y con super aislante eco.

Modelo Satori

El tiempo de fabricación y de entrega de este tipo de modelo es de entre 40 y 60 días y su mantenimiento continuo, sumada a la alta calidad de los materiales, provoca que los fallos sean mínimos y que la eficiencia energética dé su fruto.

Casa Ecológica Modelo Lindal Cedar Homes

El diseño y el respeto al medioambiente se unen para crear fabulosas viviendas y una de ellas es el modelo creado por Lindal Cedar Homes.

Bombillas LED adecuadas para la salud del hogar, ventanas grandes y paneles acristalados consiguen una mayor rentabilidad de la luz solar, que calienta el hogar. Cuenta además con techos con paneles de espuma de color blanco, que sirven para regular la temperatura.

No solo es eficiente con energía eléctrica, sino que también han pensado en el recurso del agua, creando un pozo autónomo con capacidad para 9.000 litros.

Lindal Cedar

Casa ecológica Gran Villa de Eurocasas

La empresa de fabricación de casas prefabricadas Eurocasas lleva más de 30 años construyendo hogares. Con una estética adecuada a cada espacio, construyen utilizando materiales eficientes, ventanas aislantes e iluminación LED en toda la casa, conformando un hogar de consumo reducido y eficiente.

La Gran Villa es la casa modular de menor consumo energético del sector, lo que la convierte en una opción a tener muy en cuenta si tu objetivo es vivir en una casa totalmente ecológica.

Gran Villa

Casa Ecológica Modelo Basic

Los módulos Basic son el complemento ideal para toda casa o parcela. Pueden convertirse en la zona de invitados o en una minicasa prefabricada ecológica particular. Son además sencillos de instalar, a la par de agradables y ecológicos.

Modelo Basic

Los materiales de construcción de nueva generación posibilitan que las Casas Cube ofrezcan una alta eficiencia energética. Consiguen así certificaciones A, que repercuten directamente en un alto ahorro energético.

Fuente:Informacion.es