La Cátedra SEAT de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC), en colaboración con expertos de la compañía automovilística, ha diseñado ocho prototipos de estaciones de recarga eléctrica y de intercambiadores de baterías para la micromovilidad a partir de energías sostenibles y adaptadas a varias zonas urbanas.

Diseño de módulos prefabricados para las estaciones de servicio para el intercambio de baterías de motocicletas eléctricas.

En el marco de la Cátedra SEAT-UPC, los profesores de la UPC Ana Puig-Pey, Joan Lluís Zamora, Joan Moreno y Beatriz Amante, junto con Mireia Gilibert y Héctor Rallo, expertos en movilidad urbana y baterías de segunda vida de SEAT, han dirigido un grupo de cuatro estudiantes de grado para llevar a cabo un proyecto de estaciones de recarga eléctrica para la micromovilidad urbana.

Este equipo ha propuesto unas nuevas estructuras modulares funcionales multiservicio para la recarga eléctrica y el intercambio de baterías para la micromovilidad, que son energéticamente autosuficientes e integrables en el paisaje urbano.

Puntos de recarga con un valor añadido

El principal reto del proyecto de la Cátedra SEAT -UPC ha sido estudiar cómo las urbes deberían integrar las nuevas infraestructuras de movilidad, en concreto la red de carga de micromovilidad, en su futura planificación urbanística. Así, se ha planteado el diseño de puntos de recarga que, además de facilitar una carga de energía procedente de fuentes limpias, puedan usarse para otros fines.

Para ello, los investigadores han trabajado en una serie de prototipos que demuestran que estas instalaciones pueden integrarse en la ciudad para recargar dispositivos de micromovilidad y, a su vez, proporcionar un valor añadido a la ciudadanía. Específicamente, han diseñado ocho estaciones de recarga para vehículos eléctricos de uso propio o de motor sharing, ideados para la recarga lenta por cable y el intercambio de baterías.

Estaciones de carga e intercambiadores de baterías

Rut Francisco, estudiante del grado en Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo de Producto de la Escuela Superior de Ingenierías Industrial, Aeroespacial y Audiovisual de Terrassa (ESEIAAT), ha diseñado dos prototipos inspirados en la estructura de árboles solares.

El primero implementa el intercambio de baterías y permite obtener una energía extra para la recarga y alimentación del circuito de las baterías de segunda vida. Por su parte, el segundo modelo implementa el sistema de carga lenta de batería por cable e incorpora una pantalla con información de interés para el usuario, como un mapa de puntos de recarga eléctrica en la ciudad.

Simulación de integración de un sistema de carga lenta de batería por cable en el exterior de una estación de metro.

En cuanto a la propuesta de Jesús García Lucas, estudiante del grado en Estudios de Arquitectura en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona (ETSAB), plantea dos prototipos de SEAT. El primero cubre las necesidades de recarga eléctrica y el alumbrado público, combinando la generación de energías eólica y solar con placas fotovoltaicas y un aerogenerador.

El segundo prototipo está vinculado a equipos y edificios con una alta actividad, en cuyos tejados se instalarían placas fotovoltaicas para generar energía. Frente a dichos edificios, se propone habilitar un elemento de mobiliario urbano para la carga eléctrica de patinetes y motos eléctricas o incluso teléfonos móviles.

La creación de unos módulos prefabricados en las estaciones de servicio para el intercambio de baterías de motocicletas eléctricas es la propuesta de Nil Lin Farré, estudiante del grado en Ingeniería de Diseño Industrial y Desarrollo de Producto de la ESEIAAT. Además, propone la construcción de marquesinas contenedoras de baterías para instalar en gasolineras.

Los dos últimos prototipos, de José María Vila, estudiante del grado en Ingeniería Electrónica Industrial y Automática de la Escuela de Ingeniería de Barcelona Este (EEBE), presentan nuevos sistemas de almacenaje de energía y recarga de motos eléctricas para instalar en espacios públicos.

El primero se ha ideado para la carga en autoservicio con batería de swapping o de segunda vida, mientras que el segundo está formado por tres bloques donde se almacenan las baterías y permite el autoservicio a través de una pantalla de control y la captación de energía en horas valle.

Fuente:smartgridsinfo.es