Las comercializadoras de electricidad deberán incluir a partir del 31 de agosto un código QR en la factura de los consumidores con una potencia contratada inferior a 15 kW. A través de ese código, los usuarios podrán comparar sus consumos con el resto de las ofertas disponibles en el mercado y decidir cuál se adapta mejor a su perfil, según se establece en la resolución aprobada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), que define la información que deberá incluir el QR incorporado en el recibo de la luz.

La CNMC ha aprobado la resolución que define la información que, a partir del próximo 31 de agosto, las comercializadoras de electricidad deberán incluir en un código QR en las facturas.

A través del código QR, los clientes podrán acceder al comparador de ofertas de gas y electricidad de la CNMC sin necesidad de incorporar ningún otro dato. El objetivo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia es facilitar el acceso a esta información al pequeño consumidor, en un momento en el que existen hasta seis periodos de consumo desde la entrada en vigor de la nueva estructura de peajes el pasado 1 de junio.

La CNMC ha establecido los mismos parámetros para que las facturas electrónicas puedan incorporar un vínculo al comparador con los datos del consumidor.

Información que incluirá el código QR

En el código QR se incluirán los datos del consumidor necesarios para poder valorar el importe anual de la facturación que resultaría de contratar las ofertas disponibles en el comparador, como el código postal, la potencia contratada y el consumo por periodos horarios de cada peaje de transporte y distribución en el último año.

También se incluirán las posibles penalizaciones, con la información de la fecha hasta la que se aplica la penalización en caso de que la hubiera por cancelación anticipada del contrato; además de parámetros como el consumo en el periodo de facturación, el importe total de la factura, de los servicios adicionales, de excedentes de autoconsumo y del resto de conceptos. El objetivo es poder realizar una comparativa precisa, según los conceptos incorporados en la factura.

Además, la resolución aprobada establece que, en previsión de las posibles nuevas funciones de las herramientas que la CNMC pone a disposición del consumidor, las comercializadoras deberán incorporar información sobre los CUPS, la comercializadora y la potencia máxima demandada.

Fuente: Eseficiencia.es