El inmueble, elaborado con madera laminada cruzada de Xilonor y madera maciza para el entramado de Hijos de Ramón Rubal recibió la visita del Conselleiro de Economía, quién destacó la apuesta de la Xunta por fomentar la construcción sostenible

En la parroquia de Biduído, en el municipio de Ames, se está construyendo la que, según la Consellería de Economía, es la primera passivhaus de Galicia con pino gallego. Hasta allí se desplazó el vicepresidente económico y conselleiro de Economía, Francisco Conde, quien aprovechó la ocasión para destacar que la Xunta apuesta por fomentar la construcción sostenible en madera local para generar valor en la industria forestal gallega y en el medio rural. De hecho, la administración cuenta con una línea de ayudas para este fin, que tiene un presupuesto de 1,6 millones de euros.

Según aseguró Conde, esas subvenciones permitieron movilizar 13 millones de euros en la comunidad para incentivar la utilización de la madera como elemento estructural en más de cien viviendas y locales comerciales, más concretamente, 89 de los primeros y 19 de los segundos fueron los beneficiarios de esta convocatoria.

La primera passivhaus de Galicia es una vivienda de alta eficiencia energética -de hecho estas técnicas constructivas permiten ahorrar hasta un 75 % de las necesidades de refrigeración y calefacción- de diseño bioclimático y fabricada con materiales de bajo impacto ambiental elaborados por industrias gallegas. En concreto, se ha utilizado la madera contralaminada cruzada (CLT) de Xilonor y la madera maciza para entramado de Hijos de Ramón Rubal. Conde considera que esta vivienda es la mejor abanderada posible de la marca Pino de Galicia, que ofrece garantías de trazabilidad, calidad y sostenibilidad, tres ventajas competitivas que definen al sector forestal y a la cadena de la madera en Galicia, aseguró el conselleiro.

El titular de Economía recordó que Galicia está promoviendo la madera como un elemento básico para la economía circular, tanto por la sostenibilidad de su proceso productivo como por ser un material renovable. De hecho, la Axenda de impulso á industria forestal prevé ahondar en este objetivo a partir de la colaboración público-privada y con una movilización de 140 millones de euros para beneficiar a 700 empresas gallegas.